Somos como las enredaderas: crecemos sin

                                tronco firme, sujetos  con nuestras manos a los

                                suaves  pechos  de  la  madre. Perseguimos la

                                felicidad  a  costa  de  lo preciso y dejamos los

                                dolores, allá abajo, entre las piedras.

                                << Siempre crecemos a costa de alguien >>.