En este cruel sinvivir en que me hallo,

 

por querer asir la razón final

 

que clarifica la vida y la muerte,

 

persevero en la lucha sin desmayo.

 

En esta liza insana y desigual,

 

en pro de mi supervivencia y suerte,

 

sin tregua ni aval, mi aliento se vierte.

 

 

No obstante, no ha sido ni es  la cordura

apta en intuir del orbe su verdad.

 

Tengo más bien la evidente certeza

 

de ser la sinrazón mejor ventura.

 

Con esta insania, ideal de voluntad,

 

agravios satisfaré con firmeza

 

y entuertos los desharé con presteza.

 

 

 A lomos de mi cordel Rocinante

 

 recorreré los páramos Manchegos.

 

 Con el pensamiento en mi Señora

 

                                                                        me iniciaré en la Caballería Andante,

 

                                                                        y no evitaré la lid, ni los fuegos.

 

                                                                      Don Quijote he de ser a partir de ahora,

 

                                                                       Caballero fiel a su destino y hora. 

 

 

                                                                                                         25 de junio de 2014