Soy esclavo del aire,

         del pan, y de la vida.

 

         Soy prisionero de mi ayer, 

         de lo que no hice,

          y de todo aquello

         en lo que me equivoqué.

 

         Por no ser, acaso,

         ¡No soy apenas nada!

  

 

        Y mirando tus olas rizadas 

         y tus aceitunados ojos,

        me doy cuenta que también 

        estoy preso de tus antojos.

 

        ¿Qué pecado cometí?

 

       ¿Cuál fue mi delito grotesco

        que tanto castigo merecí?

 

                                         

          5 de julio de 2015

 

              frente a la mar...